Sistema de Indicadores     

En términos generales un indicador es un indicio, una señal del estado de situación de un objeto o proceso, que permite establecer previsiones sobre su evolución futura.

También puede decirse que los indicadores son los elementos que especifican con claridad los criterios para el éxito de un programa, plan y/o proyecto. Nos permiten medir cuánto se ha alcanzado de los objetivos y resultados, a través de criterios de calidad y cantidad.

La tarea de definir con claridad los propósitos que animan la construcción de indicadores es crucial. Sus características van a depender de esto y de la naturaleza de los objetos o procesos de los que son indicios.

Para la definición de un indicador, éste debe reunir las siguientes características:
  • Simplicidad: información fácilmente comprensible.
  • Validez: el indicador ha de ser verificable y reproducible, determinado mediante un método científico.
  • Existencia de series de datos a lo largo del tiempo: que reflejen una tendencia a lo largo del tiempo.
  • Obtención de datos económicamente factible.
  • Posibilidad de aglutinar datos: conviene adoptar indicadores que aglutinen a su vez a otros indicadores.
  • Sensibilidad: tiene que ser capaz de detectar cambios en el sistema.
  • Fiabilidad.
  • Comparabilidad: La información que aporten los indicadores debe permitir la comparación a distintas escalas territoriales y temporales.
  • Relación con los Planes de Acción: el indicador se tiene que poder relacionar fácilmente con los planes de acción que se lleven a cabo.